Go to Top

Alegría en el Congreso.-

foton
Esta foto se ha hecho hace poco más de un par de horas en el Congreso de los Diputados, como consecuencia de un goterón que ha obligado a retrasar dos horas el inicio del pleno. Observad la alegría desbordante que se produce en los cinco diputados que aparecen detrás de Margallo, Sorayita, y Mariano, que está con cara de estreñido. Por cierto, como una curiosidad y sin maldad alguna, ver la segunda acepción del RAE de esta palabrita).
¿Por qué se produce esta alegría irrefrenable en estas criaturas?… Quizás ¿por la recuperación de la crisis?, según nos cuenta con ahínco el calvo de mirada turbia y torva, o tal vez ¿por el terror que produce Margallo a los hijos de la Pérfida Albión? Porque lo que está claro es que no es por el exitazo del Madrid 2020 del sábado pasado, con el el inefable “relaxin wiz de café con leche in de Plaza Mayor” de la señora Botella, que la verdad es que alguien la tenía que haber tirado al contenedor verde, inmediatamente después de ese discurso maravilloso que soltó.
Posiblemente el retraso al que hago mención al principio, sea la principal causa del jolgorio, ya que esto habrá dado pie al estreñido para pulir cuidadosamente todas las trolas y embustes que nos va a contar hoy.
De todas formas, que mal educados son los componentes del quinteto. Estos no han oído en su vida eso de “no apuntes que las carga el diablo”, pero que le vamos a hacer si en el momento de la fotografía, lo que más les divertía era apuntar con el dedazo, al que son tan aficionados (alguna ministra de este maravilloso gobierno, hasta los hijos los ha tenido a dedo), al puñetero goterón.
Que inútiles, pardiez.
Bueno, ahora hablando de cosas serias. Entre el goterón del Congreso y la tormenta torrencial que acaba de caer en mi pueblo, me ha venido al coco un recuerdo maravilloso del año 72 del siglo pasado. Disfrutad de su música y sobre todo, para mí, de su maravillosa letra, los viejos y los jóvenes. Podéis ver en You-Tube a Pablo Guerrero interpretándo esta maravilla. Lo único que me cabrea un huevo, es que para mucha gente en España, desde el año 1972, la siesta no se ha acabado.
A cántaros (Pablo Guerrero)
Tú y yo, muchacha, estamos hechos de nubes
pero, ¿quién nos ata?
Dame la mano y vamos a sentarnos
bajo cualquier estatua
que es tiempo de vivir y de soñar y de creer
que tiene que llover
a cántaros.
Estamos amasados con libertad, muchacha,
pero, ¿quién nos ata?
Ten tu barro dispuesto, elegido tu sitio,
preparada tu marcha.Hay que doler de la vida, hasta creer,
que tiene que llover
a cántaros.Ellos seguirán dormidos
en sus cuentas corrientes de seguridad.
Planearán vender la vida y la muerte y la paz.
¿Le pongo diez metros, en cómodos plazos, de felicidad?Pero tú y yo sabemos que hay señales que anuncian
que la siesta se acaba
y que una lluvia fuerte, sin bioencimas, claro,
limpiará nuestra casa.

Hay que doler de la vida, hasta creer,
que tiene que llover
a cántaros.

(1972)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.