Go to Top

¿Cataluña independiente?

Cuando en 2011 se modificó el artículo 135 -en un plisplas- de la Constitución Española por iniciativa del gran Zp contando con el inmediato beneplácito de Mariano, para reducir el límite del déficit -desoyendo los avisos de infinidad de economistas, advirtiendo de las funestas consecuencias que traería este cambio para la economía española- se hizo con una celeridad asombrosa, porque la orden venía de la Unión Europea. Llevamos ya dos años, terriblemente largos, “disfrutando” de esta excepcional medida de pasar de un déficit público del 3% máximo del PIB autorizado por la Unión Europea en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, al 0,4 máximo del PIB a partir de 2020. Quiero destacar que cuando se aprobó esta modificación importantísima en el Senado en sept. de 2011, el partido único PPPSOE a través de sus alas derecha e izquierda, coincidieron efusivamente en señalar a bombo y platillo la necesidad de este cambio para garantizar el “bienestar social”.

Ahora manda el ala derecha del partido único, pues habrá que solucionar lo de Cataluña a toda velocidad aplicando el sentido común, la inteligencia, y sobre todo la voluntad real de querer solucionar este problemón, modificando la Constitución en todo lo que sea necesario para evitar fracturas irreparables (ahí estoy de acuerdo con el jefe actual del ala izquierda del partido único), con uno, 500 ó 2000 cafés si hace falta, sr. Rajoy. Si al final hay fractura, va a ser igual de malo tanto para Cataluña, como para España. Quiero también señalar que cuando hace años, se debatió el Plan Ibarreche en el Congreso, este buen señor dio la cara en el Parlamento español, y un discurso bastante notable, que aunque no le sirvió de nada, le hizo quedar como un gobernante serio y consecuente. Arturo Mas ayer se escondió como un cobarde, y quedó como lo que es.

Lo que no sé es si Mariano  comprenderá lo de la reforma urgente y necesaria de la Constitución (ahora sí), para evitar desastres irreparables, o preferirá meter los tanques en Cataluña. Con este hombre nunca se sabe. Ya veremos. Por mi parte, en esta ocasión, deseo fervientemente que acierte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.